Recuerdo con especial agrado cuando la hemeroteca funcionaba en lo que hoy es el museo botero, donde pasaba todos mis sábados revisando los periódicos físicos en gran formato, descubriendo de esta forma la historia del país.

Anuncios