Soy bibliotecóloga egresada de la universidad de la salle y la colección de la Blaa fue mi laboratorio de estudios, en sus salas pasé momentos bellos de mi vida al contacto con toda clase de libros.
Era maravilloso ver como los auxiliares de pronto aparecían con un libro grandísimo que casi tenían que cargar entre dos y un diccionario tan pequeño que cabía en la mano del auxiliar y me trajeron con lupa incorporada para poderlo estudiar, creo que era el ” webster dictionary of the english language”.
Un día después de haber trabajado varias horas salí a un corredor y me cogió el sueño en un sillón entonces pasó el doctor Jaime Duarte y dándome un toquecito en el hombro me dijo: ” por favor la biblioteca no es para dormir eso se debe hacer en la casa ” y muy serio le hizo una señal al celador quien se acercó, le dijo algo muy pasito, el celador se encogió de hombros y el director se retiró.
El doctor tenía gran autoridad y aunque entiendo que a ratos era muy mal geniado ese día me hizo sentir pequeñita pero sin ninguna clase de agresión, entonces alcancé a vislumbrar el gran amor que el tenía por los libros y las bibliotecas que es ahora el mío.

Anuncios