Recuerdo Las largas filas para llegar al los cajoncitos es decir los tarjeteros par buscar el libro y luego esperar hasta una hora para que trajera un vigilante el libro y escribir y escribir hasta que la mano se me dormía.
Felicitaciones y que la Biblioteca Luis Angel Arango perdure por siempre.

Anuncios