Recuerdo muchas cosas de la BLAA: el portal de los libros, la sala dónde se veían conciertos y obras dramáticas que a mi corta edad fui aprendiendo a ver. Muy, muy chiquito, los concursos de pintura y un par de premios que no me gané y me hicieron llorar.

Anuncios