Recuerdo la sala de sillas de cuero -creo que verdes o azul oscuras-, tan cómodas, donde consultaba revistas y periódicos, cuya luz de Hemeroteca me hacía pensar en un espacio estelar. Y por supuesto, la Sala de Conciertos de la cual soy asiduo, pues es el mejor espacio que existe en Colombia para escuchar lo mejor de la música de cámara que llega a nuestro país.

Anuncios