De la BLAA recuerdo con emoción su hermosa bóveda en la sala de lectura general, con su enorme vuelo y bella iluminación que se ha convertido en el privilegio colectivo para la lectura y la revisión de documentos. Tengo además unos amores secretos y promiscuos con varias de las obras que allí se exponen, es un amor en silencio con Santiago, Beatriz, Luis y Gregorio y otros tantos que me han hecho feliz.

Anuncios