Uno de los cuadros que más me ha impactado de la colección es curiosamente uno de los más pequeños. Un nocturno de Fídolo González que está en la sala de paisajistas de principios del siglo XX.

Anuncios