La luz que entra por la ventana redonda del techo de la antigua sala de exposiciones del tercer piso, el olor a piedra húmeda de la pileta de la Casa Republicana, los cubículos de las salas de lectura, el jardín de la Casa de la Moneda…

Anuncios