Recuerdo con profundo afecto y felicidad mis visitas a la Biblioteca. Aún después de haber pasado el tiempo de mis propias investigaciones de colegio y universitarias, agradecía profundamente que mi hijo me pidiera el favor de ir a hacerle algún trabajo de colegio o de universidad. Pasaron algunos años y cuando volví ya estaba muy tecnificada para mi gusto. Aunque me parece necesaria y me encanta la tecnología, añoro las épocas de las fichas y el sólo papel. Sin embargo sigue siendo un oasis delicioso.
Felicitaciones por este cumpleaños.

Anuncios