Siempre recuerdo que cuando instalaron los computadores a principio de los 90 fui con unas compañeras del colegio a buscar unos libros y después de pedir el mío subí a la sala general y me lo entregaron, pero el de ellas no llegaba y cuando les pregunté si habían dado la orden de dónde querían recibirlo, ellas dijeron: ah, es que tocaba teclear dónde lo quería uno!!!
Esa fue una de mis primeras idas a la BLAA y hasta el día de hoy es uno de mis sitios favoritos en Bogotá, la manzana cultural es indudablemente uno de los lugares más lindos de esta ciudad.

Anuncios