Mi recuerdo especial de la Biblioteca Luis Angel Arango fuè desde el año 1983 cuando la conocì lleguè a Bogotà a estudiar mi carrera universitaria y como no tenìa para comprar libros, los consultaba en la Biblioteca (morfofisiologia, kinesiologia, biologia, fonetica, fonologia etc) la fotocopia costaba $3 y la buseta $11 me subia la que decìa muzú, tambièn recuerdo las mesas largas, sobrio el lugar y eso sí, cada media hora nos ofrecian tinto ¡que rico olor! en pocillos de la federaciòn nacional de cafeteros, a veces pasaba uno derecho sin almorzar solo con tintos y uno llevaba galletas en el maletìn a escondidas.

Anuncios