Recuerdo las filas de 2 a 3 horas para entrar a la luis Angel Arango un sabado.
Tambien los ficheros donde uno buscaba los libros y la sala general es hoy donde esta la hemeroteca. Recuerdo mientras llegaba los libros rayaba mi nombre en la mesa que son los que utilizan hoy en dia la hemeroteca.
Para sacar fotocopias era un lio porque solo permitia cierta cantidad de fotocopias tenia uno que conquistar al fotocopiador para que nos permitia sacar buena cantidad de fotocopias.
El personal ya ha cambiado la mayoria pero siempre recuerdo uno jovencito que ahora ya tiene sus años y todavia labora en la Luis Angel Arango y cuando lo veo lo saludo.
Y la parte que no me gustaba era los vigilantes porque siempre nos regañaba porque hablamos porque teniamos el libro de tal manera etc y etc.

Anuncios