Bueno, recuerdo especialmente los mundos ocultos de la biblioteca, los pasillos, la sótanos, los espacios por los que no circula generalmente el público, esos espacios escondidos, desorientadores, infinitos, profundos, llenos de libros y olores históricos, bodegas de arte y oficinas, todos trabajando articuladamente para que esos espacios públicos funcionen.

Anuncios