Recuerdo las filas largas de estudiantes con anhelos de aprender, investigar o quizás de cumplir con alguna tarea. Esas filas desaparecieron gracias al avance de la tecnología y a la multitud de servicios que permite a los usuarios no desplazarse a este bonito sector de la Candelaria.

Anuncios