Tengo hermosos recuerdos de este espacio tan sublime, alli me encontraba todos los domingos y cuando me podia escapar del colegio, haciendo fila inmensa antes de las ocho de la mañana para poder entrar a la sala favorita y devorar mis libros. un recuerdo hermoso cuando fui con mis chicos del colegio, unos niños de tercero que lograron despertar ante un sueño, no conocian la ciudad y menos un lugar con tantos libros donde pasaban por canastillas y se elevaban por un pequeño ascensor, luego en la sala de musica con el sonido melodioso de sus voces y sus ojitos bien abiertos ante lo nuevo, los pasillos, lo inmenso de los espacios y la exposicion, ese dia salimos de alli con un sonrisa mas grande que el sol. sus ojitos brillaban de la alegria de haber estado en una ciudad donde los libros eran los protagonistas.

Anuncios