Son muchos y muy gratos los recuerdos que tengo de la BLAA. Recuerdo estar inmerso entre cientos de libros en la antigua sala de referencia, sitio obligado para todos los estudiantes que buscábamos información para hacer las tareas de secundaria. Mi mente está repleta de buenos recuerdos de mis primeros años en la BLAA, recuerdo con claridad esa primera vez que utilicé un computador, miles de consultas al sistema Notis, la mapoteca, la hemeroteca y sus espectaculares mesas, la exclusiva sala de música, uhmmm… la primera vez que subía a la cafetería!. Hoy día la BLAA ha cambiado y su permanente evolución ha permitido ampliar y mejorar sus servicios, ahora incluso soy socio de la Biblioteca y puedo llevar los libros a mi casa, algo que jamás imaginé en aquella época en la que la visité por primera vez. Felicitaciones en sus primeros cincuenta años y muchos éxitos para el beneficio de todos.

Anuncios