Un caluroso saludo a todo el personal tan humano y excelente de la Biblioteca, que fue por muchos años (durante mi bachillerato), como mi segundo hogar. Yo era “una ratoncita de la biblioteca” en el tiempo de vacaciones, y en cualquier ratico que tenía. Pues viví como 20 años a dos cuadras y media de la Biblioteca. Mis mas gratos recuerdos es cuando empecé a ir a leer, leía los libros de cuentos que ahora muchos están en la Rafael Pombo, (a donde ahora llevo a mis dos hijas, cuando puedo, pues ya no vivo tan cerca, pero a ellas les encanta que las lleve: una tiene 12 años y la otra 6 y les encanta leer.). Luego leía sobre geografía universal, sobre culturas del Oriente y tenía unos viajes maravillosos a esos lugares, sentada allá en la Sala General casi siempre. También unos recuerdos maravillosos era cuando me sentaba en la Sala de Música en esos sofás tan grandes y agradables, a escuchar música clásica, y disfrutaba más cuando podía pedir lo que yo quería en días donde uno programaba lo que todos en la sala oíamos. O llevaba un libro e iba a leer y escuchar música: grandioso! Esto fue hasta cuando salí del bachillerato, de la Escuela Nacional de Comercio, en el 84. Ahh, y todos los días era obligatorio pasar por ahí, pues ese era mi itinerario, así que estaba al tanto de exposiciones y demás. Y también disfrutaba los miércoles de conciertos. Muchas gracias por formarme en cultura general, y por enseñarme a cuidar y amar los libros. Siempre que puedo, voy con mis niñas. Gracias. Dios los siga bendiciendo, y sigan en tan loable labor. Ahh, siempre he querido hacer un recorrido interno a los sótanos, donde están los libros. Me podrían cumplir ese sueño, por favor? Aunque ya han hecho tanto por mí. Gracias! Y muchas felicitaciones!

Anuncios